Aquellos años mágicos pintados de blanco y negro

En el marco de la sexta edición del Cine Fest Brasil – Buenos Aires, este viernes 19 de junio, a las 17.30 en el Village Recoleta, se exhibirá el documental Democracia en blanco y negro, de Pedro Asbeg, sobre aquel épico Corinthians liderado por Sócrates en los años ochenta.  

 

Por Agustín Colombo

Cuando Sócrates murió, el domingo 4 de diciembre de 2011, el estadio de Itaquera se convirtió, durante un minuto, en un puño en alto. A pesar de que los corinthianos habían ido para celebrar el quinto Brasileirao de su historia, desde la madrugada de ese día supieron que no había nada para festejar. Sócrates, uno de los máximos ídolos del Timão, había muerto a los 57 años, vapuleado por sus viejos años de alcoholismo y rematado por una infección intestinal. Fue, al menos, como él mismo había soñado en 1983: “Quiero que sea un domingo y que Corinthians levante un título ese día”. Así sucedió.

Detrás de Sócrates quedó una carrera épica. En los ochenta, mientras deleitaba con su paso cansino y elegante, se había convertido en uno de los referentes que buscaba el fin de las dictaduras militares, que gobernaban su país tras el golpe de Estado al izquierdista João Goulart en 1964.

Sócrates lideró, junto al entrenador y sociólogo Atilson Monteiro Alves, la Democracia Corinthiana, una revolución futbolística que, en tiempos de sangre y fuego, promovía la autogestión. A diferencia de lo que ocurría en Brasil, en Corinthians, entre 1981 y 1985, todo se sometió a votación. Se votaba el horario de los entrenamientos, las contrataciones y hasta el escalafón salarial del plantel. Las concentraciones, por consenso mayoritario, fueron abolidas. “Yo no la llamo concentración: la llamó prisión”, contó Sócrates, entre risas, en la película uruguaya Mundialito.

Aquel Corinthians fue decisivo para que en 1982, en San Pablo hubiera elecciones estaduales después de casi dos décadas de urnas ocultas. Por esos días, los jugadores del club salían con camisetas y banderas que llevaban las leyendas de “Día 15, vote” o “Ganar o perder, pero siempre en democracia”.

democracia_corinthianaSócrates_-_Democracia_Corintiana

Por eso, y por su estilo dentro del campo, Sócrates se convirtió en un futbolista de culto. “Soy un antiatleta”, aseguró alguna vez. Se refería a su cuerpo raquítico, casi sin musculatura de deportista, su altura (medía 1.93) y unos pies de princesa (calzaba 37). También lo pudo haber dicho por lo extraño que resultaba observar a un futbolista con compromiso social, vocación política y médico. Su padre, en ese sentido, no se había equivocado: a sus primeros tres hijos les había puesto nombres de filósofos griegos. Quería que fueran lo que él no pudo ser.

Sócrates brilló en el Mundial de España ’82 en un equipo que no salió campeón, pero como Holanda en 1974 o Hungría en el ‘54, resultó el mejor del torneo. Aquel Brasil era un desafío al triunfalismo. Sócrates tuvo un pequeño aliciente en 1994, cuando uno de sus hermanos menores, Raí, se coronó con la Selección brasileña en el Mundial de Estados Unidos.

En el documental Mundialito, cuando se le preguntó si a sus compañeros del seleccionado no les molestaba contribuir en un torneo organizado por la dictadura militar uruguaya, Sócrates se fastidió con sólo recordarlo. “Era muy difícil. No existía conciencia, no existía conocimiento. No existía ninguna capacidad de crítica”, explicó.

En ese tiempo, en la Selección y en Corinthians, Sócrates compraba diarios, los llevaba a las prácticas y separaba la sección Deportes del cuerpo principal. Ponía ambas partes arriba de una mesa y veía cómo procedían sus compañeros. “La que no era de deportes nunca nadie la tocó. Nunca nadie quiso saber de economía, ni de política, ni de cultura ni de nada”, contó angustiado.

Tenía una idea para que esas situaciones pudieran modificarse. Sócrates quería promover una “reforma constitucional”, o un decreto, o algo para que los jugadores de fútbol de Brasil sean obligados a tener una formación educativa. “El futbolista es muy importante para las futuras generaciones en un país como el mío. Es la persona más oída. Es la referencia de mucha gente”, teorizaba.

Author:

Share This Post On

1 Comment

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>