Mujeres en el fútbol iraní: mucho más que 10 segundos de delay

Por Agustín Colombo

Siempre afirmamos, en este portal, que el deporte en general, y el fútbol en particular, puede resultar un mosaico bastante preciso de lo que es un país o una sociedad. Y lo que sucedió y sucede en Irán durante este Mundial es la muestra más cabal de eso: el canal estatal iraní, dueño de los derechos de televisación, transmite todos los encuentros con diez segundos de retraso para cortar las imágenes de las mujeres que habitan las tribunas de los estadios de Brasil, que para los cánones islámicos resultan toda una provocación a la moralidad.

Ninguna de las mujeres que muestra la televisación oficial, por supuesto, lleva el velo, hijab o el chador, las prendas que usualmente utilizan las iraníes para cubrirse de pies a cabeza y transitar por las calles de aquel país. Vale aclararlo: esas prendas también son utilizadas por otras religiones, como la judeo-cristiana o por grupos ortodoxos del catolicismo, y tienen un sentido espiritual, además de demostrar adhesión a la religión que profesan.

Para los iraníes, el Mundial de Brasil resultó un inmejorable momento para aleccionar y solidificar tradiciones. El canal Islamic Republic of Iran Broadcasting puso y está poniendo un recuadro negro cuando la televisación financiada por la FIFA tiene la osadía de mostrar a mujeres con escotes o disfrazadas con los colores de su selección.

Pero en Irán no sólo se prohíben a las mujeres en televisión. También se las prohíbe en suelo propio: la policía local decretó que no pueden acudir a las salas de cine donde se pasan los partidos de la Copa del Mundo. Según consignó la agencia de noticias iraní ISNA, el subcomandante de la Policía nacional, Ahmad Reza Radan, expresó que “la transmisión de partidos de fútbol del Mundial en los cines de forma mixta está prohibida. Los cines podrán destinar salas separadas para mujeres y hombres pero la proyección para un público mixto no está permitida”.

Aunque parezca insólito en esta parte del mundo, la medida tiene lógica y está directamente vinculada a lo que sucede durante todo el año en los estadios iraníes, donde las mujeres no pueden ingresar a ver partidos de fútbol. Esta prohibición fue abordada hace casi una década por el cineasta Jafar Panahi, quien dirigió Offside (آفساید en persa)‎, una película que cuenta las peripecias que vive una chica que se disfraza de hombre para entrar a alentar al seleccionado nacional en un partido de las eliminatorias para el Mundial de Alemania 2006. Desde aquel film a este presente, todo sigue más o menos igual.

Author:

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>