Narrativa y estética del deporte, según Auster y Coetzee

En Aquí y ahora (Anagrama y Mondadori, 2014) los escritores Paul Auster y John. M. Coetzee se intercambian cartas de Estados Unidos a Sudáfrica, de Sudáfrica a Estados Unidos, en las que analizan, opinan y divagan sobre temas tan disimiles como la crisis económica mundial, la infancia o la actualidad de la literatura. Pero lo que llama la atención es que en sus charlas epistolares también le dedican un espacio al deporte. Son reflexiones en los que uno podría estar más o menos de acuerdo, pero que sirven para disparar preguntas e inquietudes. Auster se refiere a la condición narrativa de cualquier partido, y Coetzee elabora teorías vinculadas a la estética de las voleas de Roger Federer.

Aquí, un textual de cada uno para que al menos puedan leer parte de lo que escribieron.

“No hay duda de que los deportes poseen un sólido elemento narrativo. Seguimos los giros y peripecias del encuentro con objeto de saber el resultado final. Pero no, no es exactamente lo mismo que leer un libro; al menos no la clase de libros que tú y yo tratamos de escribir. Aunque quizá tenga una relación más estrecha con la literatura de género. Piensa en los thrillers o en las novelas policiacas por ejemplo, que siempre son el mismo libro, incesantemente repetido, miles de sutiles variaciones de la misma historia, y sin embargo el público siente un apetito insaciable por esas novelas. Como si cada una de ellas fuera la representación de un ritual.
El aspecto narrativo, sí, que hace que sigamos mirando hasta la última jugada, hasta el definitivo tictac del reloj, pero en general tiendo a pensar en los deportes como una especie de arte en vivo. Te quejas del carácter de déjà vu de tanto deportes y competiciones. Pero ¿acaso no ocurre lo mismo cuando asistes a un recital de tu sonata para piano de Beethoven favorita? Ya te conoces la pieza de memoria, pero quieres oír cómo la interpreta ese pianista en concreto. Hay pianistas y atletas pedestres, pero en cierto momento aparece uno que te quita el aliento.”
Paul

“Federer haciendo una volea cruzada de revés. Y me pregunto: ¿acaso es realmente la estética, o únicamente la estética, lo que da vida a esos momentos para mí?
A mí me parece que mientras presencio la jugada me pasan dos pensamientos por la cabeza: (1) si yo también me hubiera pasado la adolescencia practicando golpes de revés en lugar de lo que hice… entonces también habría podido hacer jugadas así y provocar que el mundo entero ahogara un grito de asombro. Y a continuación: (2) por mucho que me hubiera pasado la adolescencia entera practicando golpes de revés, jamás podría haber hecho esa jugada, mucho menos bajo el estrés de la competición y de forma voluntaria. Y por consiguiente: (3) acabo de ver algo que es al mismo tiempo humano y más que humano; acabo de ver algo que viene a ser el ideal humano materializado.
Lo que quiero reflejar en esta serie de réplicas es la forma en que la envidia levanta primero la cabeza y luego se ve sofocada. Uno empieza envidiando a Federer, de ahí pasa a admirarlo, y por fin termina ni envidiándolo ni admirándolo, sino exaltado ante la revelación de lo que puede hacer un ser humano, o por lo menos uno como él”.
John

Author:

Share This Post On

1 Comment

  1. No solo ha sido el paso del tiempo el que ha conseguido derribar segun que muros. El futbol, y sobre todo la filosofia que ha conseguido instaurar Pep Guardiola en el club – utilizando, sin duda, una herencia aprehendida de Johan Cruyff –, nos hace cuestionarnos si no estamos hablando de algo mas que un deporte. 

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>